0 Carrito
Añadir al carrito
    Tiene artículos en su carrito
    Tiene 1 artículo en su carrito
      Total

      Bushido — Camisetas

      Línea basada en el código Bushido

      Línea basada en el código Bushido

      Esta línea está basada en el código por el que un samurái vivía y moría, el Bushido. Aquí encontrarás camisetas y sudaderas con diseños de cada una de las virtudes que componen este código legendario japonés.

      El significado literal de “Bu-shi-do” es militar-caballero-camino. El camino que los nobles guerreros debían seguir en su vida cotidiana. Este código de principios morales que los caballeros debían acatar y en el que se instruían es un código no escrito, no procede de un solo hombre ni personaje, sino que se constituyó a partir del desarrollo de décadas y siglos de carrera militar.

      Su origen no está situado en el tiempo con seguridad. Se cree que puede tenerlo en la etapa feudal japonesa, época en la cual el poder de la clase profesional de los guerreros adquirió una gran importancia.

      Verás que cada uno de los diseños está relacionado con una virtud del Bushido. En ōkami hemos proyectado, desde un punto de vista personal, una representación gráfica de cada una de las virtudes.

      Las 7 virtudes del código Bushido:

      Coraje

      El samurái es capaz de serenar el ánimo ante una muerte inminente, consiguiendo un estado de tranquilidad digno de una valentía suprema, que le lleve incluso a componer un poema o tararear una melodía segundos antes del enfrentamiento contra el dragón, pues la tranquilidad es el coraje en reposo. Una mente espaciosa (yo­yō) es lo que hace que nunca esté saturada, siempre tiene hueco para algo más, lo cual marca la diferencia en situaciones en las que la vida corre peligro.

       “El verdadero coraje reside en vivir cuando lo correcto es vivir y morir cuando lo correcto es morir”, el Príncipe Mito, con esta frase, explica qué es el coraje para el samurái.

      Cortesía

      Manifestación externa del respeto hacia los sentimientos de los demás. El entrenamiento moral, que implica el estricto cumplimiento de las normas que rigen el decoro. Respeto hacía aquellos que dieron la vida por el código en el que creían.

      Cultivar la mente de tal manera que, cuando estés tranquilamente sentado, ni el más tosco rufián pueda atreverse a atacar a tu persona. La elegancia se explica cómo la economía de la fuerza. La práctica constante de una conducta cortés trae como consecuencia la acumulación de fuerza. Los buenos modales implican energía en reposo. 

      Lealtad

      La lealtad adquiere, en el código caballeresco, una importancia primordial. Tal como se conoce este término en Japón, puede encontrar pocos admiradores en el resto del mundo ya que su concepción está olvidada y es llevada a un grado que no ha alcanzado en ningún otro país.

      No es raro observar a lo largo de la historia del Japón feudal casos de personas que entregan lo más preciado, su vida, por lealtad a su señor. Se dice que las madres samurái estaban dispuestas a entregar a sus propios hijos por lealtad. Cuando un súbdito discrepaba de su amo, el camino leal era usar cualquier medio disponible para persuadirle de su error. Si no tenía éxito, dejaba que su señor hiciera con él lo que quisiera. En estos casos, el samurái realizará una última apelación a la inteligencia y a la conciencia de su señor demostrando la sinceridad de sus palabras con el derramamiento de su propia sangre.

      Honor

      El samurái nace y es educado para valorar los deberes y privilegios de su profesión. No hay cabida para acciones deshonestas pues ”el deshonor es como una cicatriz en un árbol, a la que el tiempo, en lugar de borrar, tan solo ayuda a aumentar de tamaño”. 

      El Sepukku, tambien conocido como la despedida del samurái, es el acto con el que se quitaban la vida los guerreros. Se realizaba de forma voluntaria, y siempre por honor, bien por no morir a manos del enemigo evitando la tortura, o bien por expiar un fallo en el código. Tambien cabia la posibilidad de que el señor feudal o el shōgun ordenasen al samurái llevar a cabo el rito.

      Enfadarse por una ofensa insignificante no es digno de un hombre superior, en cambio, mostrar indignación por una gran causa produce una ira justificada. El honor no surge de ninguna condición, sino que, su existencia depende de que cada uno desempeñe bien su papel. “En la mente de todo hombre reside el amor al honor, pero poco se imagina él que lo verdaderamente honorable se encuentra dentro de él y no en ninguna otra parte”.

      Pronto continuaremos con más virtudes del Bushido...